Caficultores necesitan 7 millones de árboles para cumplir con su demanda

Por Gladys Guerra Arcelay

“No hay suficientes viveros de café”, explicó la torrefactora y manejadora de la marca de café artesanal Marikao, Jaqueline Pérez. Luego, de que pasara el huracán María por la Isla hace seis meses, ya se sabía que las plantaciones de café en la Isla se habían perdido. Este semanario publicó una entrevista con el Director Regional del Departamento de Agricultura, Julio Colón Pérez, en la que se indicaba que el paso de la recuperación de las cosechas iba acelerado.

El caso aparte era el de las plantas de café, pues el huracán provocó que se cayeran los granos y dañó plantas que tuvieron que ser podadas o reemplazadas completamente. En todo caso, la próxima cosecha de café 100% puertorriqueño puede verse para el 2021 0 2022, si no hay otro huracán o evento atmosférico que la perjudique.

Según explicó para el Periódico Visión, Pérez los agricultores del país recibieron confirmación por parte de la agencia gubernamental lo que era un secreto a voces. No hay suficientes viveros para poder plantar las semillas y desarrollar las plantas de café que llegarán a los terrenos de los caficultores puertorriqueños. La demanda actual es de siete millones de arbolitos y solo se cuenta con tres millones y medio.

El procedimiento para poder tener una cosecha exitosa se basa en que a la Isla se trae la semilla del café arábico, una especie que es resistente a nuestra temperatura, y las plagas que se han estado manifestando en estos cultivos, como la broca.

Pérez explicó que ella como torrefactora pudiera crear las plantas de café con las semillas que se producen en Puerto Rico, pero estas semillas ya están contaminadas con las plagas que azotaron a las plantas anterior al huracán por lo que se producirían cosechas de muy mala o poca calidad.

Eventualmente, se perjudican las marcas agrupadas bajo café de Puerto Rico y otros tipos de café de especialidad.

Pérez consideró que en estos momentos la industria se encuentra en una posición ideal para reformar las regulaciones que existen en torno a los dueños y desarrolladores de viveros para que puedan ser más rápidos y eficientes a la hora de cumplir con altas demandas como las que hay en estos momentos por causa del evento atmosférico.

También es un buen momento para que se reconsidere la industria como tal, pues en unos tres o cuatro años cuando se recuperen las cosechas, los caficultores solo podrán cubrir el 20% de la demanda de café que hay en la Isla. Esto era lo que se producía antes del huracán. La empresaria agrícola considera que, si se toman las medidas necesarias la industria del café en el país, no solo podría recuperarse sino que podría estar preparada para suplir más producto del país y así depender menos del café importado.

Mientras tanto, lo que queda en la industria es esperar que las semillas puedan llegar a los viveros para que les suplan las plantas a los caficultores que las necesiten o, en el caso de ella que lo perdió todo, esperar a que las plantas que fueron sometidas a la poda se recuperen para producir café.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.