Cabo Rojo; una mirada al pasado

En las instalaciones del Complejo Deportivo Rebekah Colberg se encuentra el Museo de los Próceres de Cabo Rojo; esta instalación guarda de algún modo la rica historia que tiene este municipio tal vez desconocida para muchos.
El director del Museo de los Próceres, Elvin Alvarado, ofreció a esta reportera detalles desde la fundación del municipio, la majestuosa industria del ladrillo, la fabricación de bastones en la zona y hasta la magnífica industria de la sastrería.


Según datos ofrecidos por Alvarado, la tierras de Cabo Rojo formaban parte de San Germán; no es hasta el 1772 que se hace una separación administrativa y de tierras. “Una vez hecha la separación comienza a crecer el núcleo urbano y comienza la construcción de viviendas en madera y tejas. Ahí nace la industria del ladrillo”, detalló Alvarado. También, el historiador y profesor Ceferino Rodriguez Denizard, mencionó que para la fecha de la fundación del municipio una de las condiciones del Rey de España, Carlos III, era que el municipio tuviese una Iglesia, mercado y canales de agua.


El primer caborrojeño en la industria del ladrillo fue Gabriel Colberg. Para la fecha de 1850, la Corona Española ordena la explotación de las salinas de Cabo Rojo y vende la finca a Juan Bautista Buyé; por esto el nombre de la playa Buyé. “Alrededor de la playa hay 4 hornos chiquitines, tres en estados ruinosos y uno en estado de conservación. A pesar de su nombre, el horno chiquitín es uno de los más grandes; en aquella época este horno tenía la capacidad de producir 18 mil ladrillos diarios”, reveló el director del museo.
También, Cabo Rojo fue la cuna del bastón. Desde mediados del 1759 la familia Franqui producían bastones. Según Alvarado la poeta Lola Rodríguez de Tió iba a Cabo Rojo en busca de bastones para

intercambiarlos por mercancía en Europa; Rodríguez de Tió tenía una tienda en la calle Méndez Vigo #25 en Mayagüez llamada París en América. “ Estos bastones eran considerados bastones de lujo, hechos de 135 maderas diferentes. Los más caros y lujosos eran hechos de espinazo de tiburón”, manifestó Alvarado. En el 1920 la familia Franqui confeccionó un bastón de 135 maderas distintas con el mango de 18 kilates; este bastón fue obsequiado al Presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt.
De otro lado, Cabo Rojo es destacado por su alta costura. Allí aún se encuentra la importante sastrería Trajes Gobernador; esta sastrería hizo trajes de alta calidad para los gobernantes de Puerto Rico. Estos trajes eran tan exclusivos que tenían las iniciales de las personas que lo ordenaban. En la actualidad, la sastrería de la familia Ortiz funciona a tiempo completo y tiene 23 empleados. Alvarado aseguró que esta sastrería fue la responsable de diseñar la toga de la jueza Sonia Sotomayor.

lola rodríguez de tió


La belleza natural es uno de los más grandes atractivos de Cabo Rojo en la actualidad. El municipio cuenta con la 3era playa más bella del mundo en la categoría escondida; La playuela. De igual modo, tiene el edificio número 16 más bello del mundo; El Faro de los Morillos. El ecosistema del faro se le considera un ecosistema viviente, el segundo más importante del mundo. Este ecosistema es conocido como un doble tómbolo; una lengua de tierra con mangle que divide una bahía de una laguna, que incluye una pequeña playa y se conecta con dos acantilados.


En la actualidad muchas de estas industrias han sido sustituidas por el turismo y los comercios ubicados en el área de la costa. El municipio busca expandir la oferta turística a los que lo visiten, para que además de sus playas conozcan zonas históricas y estructuras protegidas en el casco urbano y vean la belleza de sus montañas.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

GREMIOS EXIGEN A LA CÁMARA DEVOLUCIÓN DE LICENCIA DE VACACIONES Y ENFERMEDAD A EMPLEADOS PÚBLICOS

Líderes sindicales pidieron hoy, último día de sesión ordinaria, a la Cámara de Representantes aprobar el proyecto del senado 1341 que les devolverá a los […]
%d bloggers like this: