Buenos Samaritanos ante la crisis

Néstor Rivera

Ayudar a otros nunca pasa de moda y menos cuando se trata de brindar una “mano amiga” a aquellas personas que están pasando por necesidades económicas a raíz del coronavirus en la isla. Varias personas y organizaciones realizan múltiples actividades para llevar esperanza y alegría a los corazones.

Anuncios como “si necesitas un plato de comida déjanos saber”, se han destacado en los “muros” de las redes sociales dejando en evidencia la necesidad de convertirse en “buenos samaritanos” en medio de la pandemia y ayudar así a las personas que más lo necesitan. Para ser buenos ayudadores muchos recomiendan “copiar y pegar” a través de las redes sociales el mensaje de auxiliar a quienes no tienen un plato de comida y hacer viral la necesidad de llevar ayuda y esperanza en medio de estos momentos difíciles.

La historia de Néstor Rivera es el ejemplo de cómo los héroes no deben ser solamente identificados por portar una capa y usar super poderes. Su mayor “traje” y virtud es algo que todos debiéramos portar también: la bondad. 

Este boricua lleva, desde hace casi 5 años a muchos adultos mayores que lo necesitan, un plato de comida caliente, equipos de limpieza y cualquier artículo de primera necesidad que los ayude en medio de la crisis. Los orígenes de este trabajo altruista se dieron poco después del huracán María y desde el 2018 han estado atendiendo principalmente a aquellos adultos mayores que no tienen hijos o que nunca se casaron. Rivera lleva la ayuda a más de 150 adultos mayores mensualmente principalmente a aquellos ubicados en los municipios de Arecibo, Utuado, Lares, Adjuntas, entre otras regiones. Además de los alimentos, les proporciona pañales e instrumentos de limpieza. “Ha sido un trabajo bien fuerte el poder conseguir todos los recursos en medio de esta situación para poder seguir llevando la ayuda a los adultos mayores que más lo necesitan”,  asegura Rivera.

La labor desinteresada de Rivera ha tocado el corazón de iglesias y organizaciones, pero el esfuerzo que se necesita aún debe ser mayor. Aunque reconoce que el gobierno ha hecho sus esfuerzos por este grupo de personas mayores, Rivera también señala que ayudar a este grupo de gente es tarea de todos aún de ellos mismos, pues confiesa que muchas personas prefieren vivir en precarias condiciones con tal de no abandonar su lugar de residencia de años. Rivera asegura que el cuidado hacia los adultos mayores en la isla debe cambiar. “Las canas no se han respetado en el país. Puerto Rico va camino de ser una de las regiones con más adultos mayores en el hemisferio” expresa.

La pandemia ha hecho cuesta arriba el trabajo altruista de Rivera, pero en medio de todas estas pruebas su ánimo e ilusión por seguir llevando alegría a los adultos mayores necesitados no ha cesado. Todos los voluntarios que junto a él llevan la ayuda a los adultos mayores han salido con los equipos de protección médica e higiene requeridos. 

En los próximos días esperan prestar ayuda a casi 200 personas con alimentos para casi 2 meses. Sin embargo, en tiempos de coronavirus el panorama luce muy incierto y no sabe cuánto tiempo más podrá seguir ayudando junto a su equipo a los adultos mayores.

Ante estas complicaciones, Rivera exhorta a todos aquellos ciudadanos, iglesias y empresas que decidan sumarse a los 17 voluntarios que ya son parte de su equipo, a seguir dándole una mano amiga al prójimo. Todos aquellos interesados en ser parte de esta noble labor, pueden comunicarse al (787) 210-6880, a través de su página de Facebook “Consejero Néstor Rivera” o al correo: somoslafundacioncaminemosjuntos@gmail.com. La panadería El Pabellón ubicada en Miradero, Mayagüez ofrece ayuda a personas necesitadas. Una de sus publicaciones en su página de Facebook invitaba a los ciudadanos que residen en aquella zona que sean estudiantes extranjeros y que necesiten para comer, a comunicarse con ellos vía telefónica. 

El servicio solidario a los naturales de otros países también se siente y se agradece en esta región del oeste de la isla. 

Sumados a todos estos proyectos, la Iglesia Presbiteriana en San Sebastián viene realizando desde hace algún tiempo el servicio de asistencia social a las familias que más lo necesiten en Pepino. Servicios como éste, se ejemplifican en muchas de las Iglesias Adventistas de la región, así como de otras religiones de la isla las cuales buscan llevar un plato de comida caliente en tiempos difíciles.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

ARECIBO SE PREPARA PARA UNA REAPERTURA GRADUAL

El alcalde de Arecibo, Carlos Molina Rodríguez, informó hoy que la administración municipal comenzó los preparativos para una reapertura gradual, mediante un adiestramiento para los […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: