Autoridades advierten explotación financiera

Por Gladys Guerra Arcelay

La explotación financiera es realmente un fraude que se produce contra una persona para obtener una ganancia económica. Es en esencia un fraude.

Para ello la Policía de Puerto Rico ha creado una unidad especial que se encarga de investigar este tipo de crimen, cuyas víctimas son principalmente personas de la tercera edad, así lo informa la Policía de Puerto Rico.

Las personas que sufren de explotación financiera muchas veces, si no en todas, no saben que están siendo víctimas de este crimen hasta que es demasiado tarde. En parte porque los actos son cometidos por familiares o amigos en quienes han confiado con información sensitiva para que les ayuden con sus necesidades diarias como hacer la compra o pagarles las cuentas, por lo que necesitan la información y tienen acceso al dinero de las víctimas.

Algunas señales de que las personas sufren de este crimen son que: tienen insuficiencia de dinero, se le atrasan los pagos en las cuentas, aparecen cheques o transacciones que no han sido autorizadas, no llegan los estados de cuenta y cambios repentinos en documentación importante.

Otro acto sospechoso de los que se debe estar alerta son las personas que nunca han visto, nunca se les ha solicitado su ayuda, pero de momento llegan a nuestras vidas y quieren acompañar a las personas al banco o a las distintas oficinas a recibir servicios o hacer pagos, de esta manera obtienen información importante de la persona. La Policía y otras autoridades piden a las personas de la tercera edad, que son las más propensas a sufrir de esta situación, y también a sus familiares, que estén pendientes cuando alguien llama por teléfono y no se identifica u ofrece alguna identificación que parece oficial a ser cuidadosos y no ofrecer información pues puede que lo estén engañando para robarle su identidad y su dinero.

Por ello, las autoridades han creado una división que se dedica a investigar y prevenir este tipo de delito en la Isla. Sin embargo, se produce porque tenemos comportamientos habituales que creemos no nos van a perjudicar y, a largo plazo, tienen resultados inesperados.Una de las formas más comunes de cometer este fraude es el robo de identidad, que se puede producir de diferentes maneras, como: robando los recibos que tiramos a la basura, clonando las tarjetas de débito y crédito u obteniendo información por teléfono haciéndose pasar por personas de oficinas estatales, federales o regalando rifas boletos de lotería, o con estratagemas similares.

Por esta razón se han hecho las siguientes recomendaciones: triturar los recibos de las compras que se hacen con tarjetas de crédito o debito, guardar las chequeras, estados financieros y otra información sensitiva en lugares seguros, no compartir su número de Seguro Social, no confíe su información a cualquiera, y no brinde información importante por teléfono.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.