Arecibo aclara dudas sobre nuevo centro vacacional

Por Viviana Tirado Mercado | Twitter: @VTiradoM

El municipio de Arecibo desconoce donde pernoctan los cinco ancianos que fueron removidos del Centro para Personas de Edad Avanzada Villa Campestre en Arecibo al Hogar de envejecientes José “Pepito” Ruíz en Barceloneta tras el cierre de ambos lugares.

De esta forma, lo reconoció el alcalde de Arecibo, Carlos Molina, en entrevista con Visión. Sin embargo, el primer ejecutivo municipal aclaró que la reubicación de los ancianos no le correspondía al municipio, pues una vez el ayuntamiento los reubicó tras el cierre de Villa Campestre, la responsabilidad de traslado a otra dependencia recayó en el hogar de Barceloneta.

“Una vez el municipio decide no dar servicio al envejeciente, es el centro [al que se trasladó a los envejecientes] responsable en ley y tienen que buscar donde relocalizar a esos envejecientes igual que hicimos en un momento dado nosotros”, dijo el alcalde. El tema vuelve a surgir luego de que el pasado primero de julio de 2018 se inauguró el Centro Vacacional Villas de la Central los Caños.

En las redes sociales, usuarios expresaron su indignación por desconocer el paradero de los ancianos y, además, criticaron el hecho de cerrar un hogar de envejecientes para un proyecto turístico. El periódico digital Jornada Noticiosa publicó el nueve de diciembre del pasado año que los envejecientes removidos de Villa Campestre estaban “a la deriva” porque el Hogar de Envejecientes José “Pepito” Ruíz anunció su cierre. En la nota periodística, Jornada publicó que el municipio debía hacerse cargo de la reubicación nuevamente de estas personas.

“Por esta razón, le notificamos que debe trasladar a los cinco envejecientes que están en este hogar y que fueron enviados allí por el municipio de Arecibo”, lee la nota. Por otra parte, un empleado del Departamento de la Familia en Arecibo, quien prefirió mantenerse en anonimato porque no es la persona que lleva el caso, expresó que la responsabilidad de buscarle hogar a estas cinco personas le correspondía al Hogar José “Pepito” Ruíz. Empero, aclaró que no estaba autorizado a hablar y que, en efecto, era lo que él pudo observar a grandes rasgos. Dijo que la persona a cargo del caso se jubiló en los pasados meses y que, por tanto, no podía referir las preguntas.

Este medio refirió la pregunta a la Oficina del Procurador de Personas de Edad Avanzada y aunque se confirmó como recibida la petición al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.
Villa Campestre cerró en marzo de 2017 para convertir las instalaciones en el Centro Vacacional Villas de la Central los Caños.

Según Molina, la égida ocasionaba un gasto operacional de $50 mil, mientras el gasto de reparación para la construcción del centro vacacional fue de $150 mil porque la Oficina de Construcción del municipio se encargó del trabajo.

Alcalde espera gran acogida del sector turístico
El alcalde de Arecibo, Carlos Molina, espera que el Centro Vacacional Villas de la Central los Caños “todos los fines de semana esté lleno y tenga lleno al 90% de capacidad”. A preguntas específica sobre un supuesto estudio que realizó el municipio sobre el impacto turístico del lugar -el cual nunca fue entregado a Visión tras la solicitud de entrega del documento por medio del relacionista público del municipio Sigfredo Rivera- el alcalde de Arecibo no citó el estudio y se limitó a decir que las “próximas semanas ya estaban llenas completas”.

“Si tienes diario ocho villas llenas por $365, tienes que multiplicar ocho por $365. Esas personas ayudan al desarrollo económico de Arecibo”, contestó ante la pregunta de cuantos turistas el municipio preveía anualmente en estas Villas.
El centro cuenta con ocho villas y una “super villa”. Cada villa cuenta con entre tres y cuatro habitaciones, aire acondicionado, sala, comedor, cocina, baño, estufa, nevera y balcón. Dijo además que la Súper Villa cuenta cinco habitaciones, dos baños, sala, comedor, cocina, balcón y una ‘suite’.

“Honran” el nombre de los trabajadores de la Central los Caños

Visión pudo constatar que las villas están nombradas con dos apellidos en un recorrido que realizó por el área.
Según el alcalde, los apellidos corresponden a trabajadores de la Central los Caños.
“Tienen un valor histórico y lo que se hizo fue colocar los apellidos de las personas que trabajaron en la industria de la caña”, dijo.
Asimismo, explicó que el método para identificar a los trabajadores fue conocer a la familia.
“Por casualidad, una joven que trabaja en el Departamento del Estado y que es asambleísta municipal, comunicó que su abuelo fue el último supervisor general de esa central” e indicó que “sus papas vivieron en esa casa”.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.