Aprueban ley para que organización sin fines de lucro coadministre Punta Borinquen

La gobernadora Wanda Vázquez Garced firmó el pasado 12 de agosto la Resolución Conjunta de la Cámara 709, la cual convirtió en ley el proyecto que permite que la organización sin fines de lucro Rescate Playas Borinquen coadministrar, custodiar y desarrollar 660 cuerdas de terreno en la zona costera de la antigua Base Ramey de Aguadilla.
La iniciativa, presentada por el Representante Distrito 17 Aguadilla-Moca y Presidente de la Comisión de Calentamiento Global y Cambios Climáticos, Wilson Román López, ordena al Departamento de Recreación y Deportes (DRD), actual administrador de los terrenos, a establecer un acuerdo de colaboración con la organización comunitaria.
“Ha habido una injustificable demora en poder establecer un acuerdo que ayudaría a la organización comunitaria a recibir asignaciones federales para poder continuar con su compromiso y labor con esta comunidad”, expresó Vázquez Garced, en declaraciones públicas.
En conversación con Periódico Visión, el fundador y presidente de la organización, Mario Torres Zamora, manifestó que “el DRD no come ni deja comer. No son capaces de mantener ese espacio, está abandonado. Era un vertedero clandestino, lugar de prostitución y punto de drogas. Ahora bajo la nueva ley podemos encargarnos del mantenimiento. Antes trabajábamos con cartas de permiso, pero no tenían peso legal conseguir fondos federales”.
Su organización, Rescate Playas Borinquen, está trabajando en el área desde 2013, aunque están legalmente registrados bajo las leyes estatales y federales desde 2014.
Sin embargo, la idea viene de antes. Torres recordó, que en 2012 trató de trabajar directamente con la alcaldía de Aguadilla, pero Carlos Méndez, alcalde de Aguadilla, le dijo que “en esta isla es mejor pedir perdón que permiso”. Por eso decidió actuar directamente con sus amigos, a quienes el día de su cumpleaños les pidió como regalo que donaran su tiempo para acondicionar la playa.


Desde entonces, junto a un grupo de voluntarios ha venido realizando diversas intervenciones en la zona que comprende Punta Borinquen y las ruinas del Faro.
“Poco a poco hemos ido restaurando los senderos, hicimos torres de observación, mantenemos los monumentos históricos, tenemos mesas de pícnic, banquitos, etc.”. Torres, nacido en EE.UU. y residente en Aguadilla desde 1997, recordó orgulloso que “National Geographic reconoció a Punta Borinquen como una de las mejores 30 playas del mundo”. El área de Punta Borinquen -o Surfers beach como muchos la conocen- tiene vestigios de 3 etapas históricas: indígena, con restos arqueológicos encontrados por Irving Rouse en 1937; colonial española, evidenciada en las ruinas del antiguo faro, cuya construcción data de 1889; y la más reciente época colonial estadounidense, con toda la infraestructura de la base militar Ramey.
Además, Punta Borinquen posee 6 áreas biológicas de alto valor, entre ellas la zona marítimo terrestre, el pastizal o la zona de bosque y palmeral. Además, la playa es refugio para especies como el tinglar.
El área está considerada la primera Reserva Mundial de Surf de Puerto Rico y el Caribe.
Torres Zamora recordó que cuando la base cerró, esos terrenos se entregaron al pueblo de Puerto Rico bajo la supervisión del Departamento de Recreación y Deportes.
“A pesar de que estaba bajo la responsabilidad del gobierno, llevaba décadas abandonado. Ese espacio es el motor de la economía local. Nosotros estamos siguiendo los parámetros de la escritura original, cuando el Departamento del Interior de los Estados Unidos lo entregó bajo ciertas estipulaciones, como el de su conservación para el acceso público, mediante el uso exclusivo para la recreación, el deporte y disfrute de la comunidad”.
Para el líder comunitario y ambiental, esta ley que les permite el co-manejo de los terrenos es “una victoria del pueblo de Puerto Rico”.


Con la firma de la ley surge la duda sobre si ahora se abre la puerta a la privatización y desarrollo de este espacio natural.
Torres asegura que no: “Si queremos poner un baño o una cancha de basket para la comunidad, legalmente podemos, porque tiene que ver con la recreación. Pero nosotros no podemos poner un centro comercial o un casino. La palabra clave es restauración”, indicó.
No obstante, es consciente de que, como en Playuela, esos terrenos son un lugar codiciado por grupos de inversionistas.
“En el nombre de la conservación hay corporaciones que están privatizando y hartándose de dinero. Es un mecanismo de hacer chavos. Nuestra corporación sin fines de lucro no. En Punta Borinquen hay un cartel que dice que a perpetuidad tiene que estar abierto para entrar a pie, para beneficio del pueblo de Puerto Rico. Había otras corporaciones impidiendo que pudiéramos hacerlo, que sí querían hacer el chanchullo: se hacen amigos de la comunidad, luego cierran todo y cobran para entrar.”
Rescate Playas Borinquen actualmente trabaja con donantes y voluntarios, “personas y empresas locales que entienden el valor del área, que quieren ver la comunidad progresar”, destacó Torres.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

ALERTAN SOBRE VULNERABILIDAD DE PUEBLOS INDÍGENAS AISLADOS CON INCENDIOS

Más de veinte organizaciones indígenas y de la sociedad civil, que forman parte del Grupo de Trabajo Internacional sobre los Pueblos Indígenas en Situación de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: