Apendicitis: La emergencia pediátrica más común

Por: Dr. Jorge Zequeira, Cirujano pediátrico del Hospital Auxilio Mutuo

La apendicitis es la emergencia quirúrgica más común en el paciente pediátrico. Podemos encontrar este pedazo pequeño de intestino al comienzo del intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen. La apéndice se inflama al obstruirse con un pedacito solidificado de heces fecales o agrandamiento de tejido linfático aledaño a ella. La presentación más común es dolor alrededor del ombligo que luego se mueve a la parte inferior derecha del abdomen. Este dolor es frecuentemente acompañado por nauseas, vómitos, fiebre y elevación de los glóbulos blancos en la sangre.

El diagnóstico es corroborado con un estudio de imagen no radiante, como sonografía abdominal, antes de considerar tratamiento quirúrgico. Una vez corroborado el diagnóstico se comenzarán antibióticos para disminuir el riesgo de progreso de la enfermedad en lo que se lleva a cabo la cirugía. Cuando la apéndice se encuentra inflamada en ausencia de perforación el problema es abordado mediante una intervención sencilla conocida como apendectomía laparoscópica.

El paciente vuelve a su casa en 1 a 2 días dependiendo de su capacidad para alimentarse sin necesidad de un suero.

Cuando el paciente tiene apendicitis con perforación el tratamiento es la misma intervención quirúrgica pero el paciente permanece en el hospital recibiendo antibiótico por vena para disminuir el riesgo de desarrollar una infección dentro del abdomen post cirugía. El paciente puede regresar a su casa cuando deja de tener fiebre, los glóbulos blancos vuelven a la normalidad, está tolerando alimento y no tiene diarrea. Si no alcanzamos estas metas en 5 días hay que realizar otro sonograma buscando una infección llamada absceso (colección de pus) en el área donde se encontraba la apéndice. Esto puede ocurrir en un 20-40% de los pacientes que presentan con apendicitis perforada.

Un absceso también podría ser la presentación inicial de los pacientes con apendicitis. Estos pacientes usualmente llegan a la sala de emergencias varios días después del comienzo de síntomas, siendo un hallazgo tardío en la evolución de la enfermedad.

Pacientes con abscesos periapendiceales son tradicionalmente tratados con un drenaje en vez de una cirugía. Este drenaje es colocado por nuestros radiólogos intervencionales para extraer el pus. El drenaje se remueve una vez el paciente mejore y no hayan rastros de infección como ausencia de fiebre, glóbulos blancos normales, resolución de síntomas y no más drenaje a través del catéter.

Aquellos niños que presentan con un absceso se considera remover la apéndice alrededor de 8 semanas después de que se les saca el drenaje. Esta decisión se toma en la oficina de su cirujano dependiendo de muchos factores.

Los pacientes tratados por apendicitis no tienen secuelas a largo plazo y cuentan con un pronóstico extraordinario siempre y cuando no tengan enfermedades complejas adicionales. Para más información sobre la apendicitis y su tratamiento médico puede llamar al Hospital Auxilio Mutuo al: (787) 758-2000 o visitar la página: www.auxiliomutuo.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *