ALERTAN SOBRE LA IMPORTANCIA DE UN REGRESO A CLASES SIN ESTRÉS

Brendaliz Castro Villanueva

Se acabaron las vacaciones y un nuevo año escolar está por comenzar. Es momento de retomar esas rutinas de descanso y alimentación, para poder acostumbrarse nuevamente al quehacer diario. Es por eso, que los padres juegan un papel fundamental en los días previos al comienzo del año escolar. Ésto implica levantarse temprano, adaptarse a una nueva escuela, un nuevo grupo o a una nueva maestra. Todos estos cambios podrían afectar el comportamiento de los hijos durante el regreso a clases.
Asimismo, ante los eventos ocurridos recientemente en Puerto Rico, es posible que estudiantes, padres, al igual que la comunidad educativa, experimenten cierto desánimo durante el inicio de dicha temporada. Sin embargo, el regreso a clases no tiene porqué ser sinónimo de estrés y ansiedad. La Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adición (ASSMCA) recomienda a los padres estar pendientes al comportamiento que podrían manifestar sus hijos durante el regreso a la escuela luego de las vacaciones de verano.
De la forma en que los padres estimulen y motiven al estudiante, dependerá en gran parte la actitud positiva del niño ante el comienzo de un nuevo año escolar“.
Los padres debemos estar atentos a los cambios emocionales que puedan presentar nuestros niños, sobre todo si presentan ansiedad y apatía al regreso a clases” expresó Suzanne Roig Fuertes, administradora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA). Los estudiantes que presentan renuencia para asistir a la escuela podrían manifestar comportamientos tales como: malhumor, resistencia a levantarse temprano, resistencia a colaborar, tomar más tiempo del adecuado en vestirse, quejas repentinas de malestares físicos, extravío de materiales escolares, entre otros.
“También podemos ver los cambios en los patrones del sueño y la alimentación, estos son más difíciles de notar, sin embargo debemos estar muy al pendiente de que duerman y se alimenten, de lo contrario la ansiedad podría estar interfiriendo en sus rutinas” explicó Roig Fuertes.
Existen estrategias para ayudar a los estudiantes a retomar las rutinas, como por ejemplo: hablarles de lo positivo de los cambios, envolverlos en el proceso de preparar sus materiales y propiciar conversaciones con los niños acerca de los conocimientos que adquirirán, así como las nuevas amistades y experiencias que lo enriquecerán como persona.
En el caso de estudiantes universitarios, se recomienda a los padres acompañar a los jóvenes el primer día de clases al campus, para que se familiaricen, de manera que se pueda mitigar la ansiedad de llegar a un entorno desconocido.
Por otro lado, los eventos políticos ocurridos recientemente en el país, podrían detonar cierto nivel de estrés y ansiedad no solo en los estudiantes, sino también en los padres y demás miembros de la comunidad escolar.
“Ciertamente, lo que está ocurriendo en el país es algo nuevo para todos, genera ansiedad, porque estamos en un momento de incertidumbre. Lo ideal es que se mantenga informados a los estudiantes de lo que está pasando, pero no sobre informados. Escuchar todo el tiempo las noticias no es lo más apropiado para nadie, pero si debemos explicarles lo que está sucediendo” añadió.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.