Alerta comunidad y escuela de Hatillo

Por: Taíra M. Barreto Canals

A causa del incidente en el que un joven de 20 años amenazó con un destornillador a la comunidad escolar de la escuela intermedia Timoteo Delgado del barrio Pajuil en Hatillo, los estudiantes, maestros, administración y padres están alerta, ya que según padres aseguran que el individuo está en la libre comunidad. El joven que padece de sus facultades mentales, entró hace unos días escalando el portón principal de la institución mostrándose agresivo y violento.
“Cuando pasó el incidente, la escuela tenía los portones cerrados, la persona brinca la verja, y en ese momento se activa el protocolo de seguridad. Todos los maestros ponen a sus estudiantes en sus salones se encierran. Y yo me quedo con el guardia escolar y el maestro de Educación Física. Cuando la persona hace comentarios amenazantes, palabras soeces al personal y a estudiantes, logramos trabajar la situación. La persona se le hizo un arresto civil y rápido llegó la policía”, explicó el director escolar, Noel Cordero.
El director mencionó que están preocupados por rumores y sospechas de padres que confirman haber visto al sujeto en la comunidad y desmiente el que lo hayan internado, pues entienden que la familia no pudo sufragar los gastos de la institución hospitalaria.
“Todos estamos en alerta, las maestras de educación especial siempre están pendientes, tengo una maestra de salud que también está en el otro extremo de la escuela alerta, todo está cerrado, pero me preocupa hoy fue aquí, mañana puede ser en cualquier otra escuela”, dijo el encargado del plantel escolar.
Agregó, que al siguiente día del incidente, citaron a psicólogas y trabajadores sociales para atender las necesidades de los jóvenes. Luego se redactó una carta al Director Regional, Javier Molina Pagán, presentándole las inquietudes y las preocupaciones que tiene la escuela. En este documento se le presentan al Superintendente Regional de Arecibo, las razones por las cuales la escuela necesita hacer una reunión para establecer un plan de trabajo para saber reaccionar tras una situación parecida en este plantel y en otros.
“Nosotros podemos manejarlo, pero no todas las escuelas sabrán manejarlo en la forma en que nosotros lo hicimos. Esta escuela está escasa de personal, tengo solo un oficinista que no es mecanógrafo, hay personas que están en retiro agotando unos días y necesitamos personal.
Entre ese personal que se le solicitó a la Región de Arecibo son dos secretarias, otro guardia escolar privado y una reunión con el director de Oficinas para el Mejoramiento de las Escuelas Públicas, quienes se encargan de la infraestructura. Por eso, solicitamos reunirnos con ellos para poder establecer un plan de trabajo para que restructuren el frente de la nuestra institución”, indicó Cordero.
Cordero asegura que la escuela ha hecho todos los procesos pertinentes con el proceso y de acuerdo con la respuesta de la Región, reunirán a los padres y madres para establecer en nuevo plan.
El individuo que subió al techo del plantel fue intervenido por el maestro de educación física, Mark Acevedo Pérez, junto al director Noel Cordero, quienes lograron detenerlo.
Por su parte la oficial de prensa de la Comandancia de la Policía de Arecibo. Wanda Vázquez aseguró que “es la primera vez que sucede este tipo de situación en la escuela, que yo conozca esto no ha pasado en ninguna de las demás escuelas cercanas.
Estamos hablando de una persona que padece de sus facultades mentales. De hecho, los padres del individuo habían alertados a las autoridades horas antes de este suceso para que el sujeto fuera recluido, por eso nuestro equipo de policía supo que hacer al momento de intervenir con el paciente mental”.
Los padres, en el momento, obtuvieron la orden 408 por el Tribunal, orden que indica reclusión para enfermos mentales, el individuo fue recluido e internado en un Hospital para pacientes mentales. La situación ocurrió en la hora pico del recogido de estudiantes en la escuela. Al lugar se presenciaron el sargento Juan B. Ruiz Morales y el agente Leonel Robles Santiago para arrestarlo.
El día del incidente temprano en la mañana, en su hogar del sector Matojillo del barrio Buena Vista en Hatillo, el joven sufrió una crisis que llevó a sus padres a llamar al cuartel del distrito, pero cuando llegaron ya había huido. Se les instruyó a los padres a que acudieran al Tribunal de Arecibo para solicitar una orden de ingreso en una institución para pacientes mentales mientras intentaban localizarlo. Pasaron unas cinco horas hasta que fue detenido en el plantel.
Padres y madres aun sienten temor de que esto pueda volver a suceder y se preguntan la seguridad de la escuela. Como lo es Jazmin Delgado Mora, madre de una adolescente que cursa el séptimo grado en la escuela.
“Gracias a Dios mi nena tiene un celular y se comunicó para informar la situación. Cuando recibo esta llamada realmente temí, pensaba que su vida estaba corriendo peligro. Ella lo único que podía decir era ‘por favor vengan a buscarme hay una persona con un cuchillo dentro de la escuela y nos puede hacer daño’, y ahí me monté y fui a buscarla. De camino llamé a la policía y me notificaron que ya estaban en la escuela”, expresó la madre.
Agregó que se siente agradecida con el maestro de educación física quien arriesgo su vida para proteger a los jovenes del plantel. Además se siente insegura de que estos hechos puedan volver a ocurrir.
“Entendía que era una escuela muy segura, pero al ver que esta persona entró por la parte de atrás me preocupa. Hasta el momento no hemos recibido información por parte de la administración de la escuela. Solo vimos una publicación de la página de la escuela en una red social que decía que tomarán mejores precauciones y que estarán trabajando con el plantel escolar. Eso es lo unico que hemos recibido, no nos han reunido, no hemos tenido esa respuesta de la escuela”, puntualizó Delgado Mora.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.