Alarmante falta de policías

Por Gladys Guerra Arcelay

La Policía de Puerto Rico llegó a contar con una plantilla de aproximadamente 22,000 oficiales distribuidos por toda la Isla. Hoy quedan unos 12,000. La reducción se ha experimentado por diferentes razones. Pero, según el sargento, y presidente de la organización Cuerpo Organizado de la Policía, Inc. (COP), Lowell Matos la razón principal para la situación actual del cuerpo es la desmoralización de los oficiales.

La situación lejos de mejorar empeora, pues la semana pasada se anunció el cierre y consolidación de cuarteles en ocho de las trece áreas en que se divide la Policía, incluida Mayagüez. Se ha expresado por la sociedad preocupación de que estos cambios conllevarán un alza en el crimen.
Esto no solo porque está en aumento en toda la Isla, sino también porque al haber menos seguridad los delincuentes podrían aprovecharse.
En entrevista con Periódico Visión, Matos respondió que esto es una posibilidad, ya que la criminalidad va en aumento. Pero a él le preocupa más el hecho de que servicios más comunes se verán más afectados de lo que ya están. Por ejemplo, los accidentes de tráfico. Estos son muy recurrentes en el área, y cuando suceden las personas envueltas no pueden mover sus carros y tienen que esperar porque llegue un policía a que tome la querella. Pero desde que comenzó a agudizarse la crisis las personas tienen que esperar más por estas diligencias porque hay menos oficiales que a su vez cubren más territorio y no están especializados.

Esto lo que quiere decir, explicó Matos, es que si hay un accidente en la PR-2 hay grandes posibilidades que no se pueda atender de inmediato porque el oficial asignado puede estar atendiendo un escalamiento en el mismo municipio de Mayagüez. Antes había policías dedicados a tratar estos casos y se podía atender todas las querellas de una manera más efectiva.
Matos dijo que están consientes de que se está pasando por una crisis fiscal, pero que tanto la organización que dirige como otras en la Policía han propuesto que se redistribuya el presupuesto de la agencia de manera más efectiva y prioritaria, pero las sugerencias caen en oídos sordos o se comprometen a analizarlo y nunca les dan una respuesta. Una posible solución al problema es que se aplique la Ley del Empleador Único. La misma provee para que el gobierno pueda reubicar libremente empleados administrativos a diferentes agencias dependiendo de la necesidad de esta.
Si la ley se aplica muchos Policías que están haciendo tareas administrativas pudieran ser liberados de estas funciones y salir a la calle a hacer labores de patrullaje preventivo e investigación que deben ser las prioridades de la agencia.

Sin embargo, Matos dijo que esta ley se aplicado poco y en los casos que se ha aplicado ha sido insuficiente. Además, tampoco ha sido efectiva pues en la Policía están congelando los puestos civiles administrativos y son los oficiales los que tienen que hacer estas funciones, ya que quitan el personal, pero no el trabajo.

De esta manera los oficiales tienen que ser mecánicos, hacer trabajos de limpieza y otras tareas que no es que no puedan hacer pero que no son las labores prioritarias y que entorpecen sus labores ministeriales.
Esto a su vez dificulta el proceso del sistema de justicia en el país y el servicio que le dan al ciudadano. Matos insta a la alta tenencia a que tomen acción y escuchen su sugerencia ya que el descontento dentro de la uniformada sigue en aumento.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.