A las puertas del 30-30 Báez y Lindor

Por Rubén Centeno Saunders

En el béisbol de las Grandes Ligas a la hora de ser considerado para Premios o Galardones toda las ejecutorias y estadísticas acumuladas son de importancia para ser reconocido. En la actualidad disfrutamos las hazañas de nuestros peloteros favoritos donde resaltamos en ocasiones en voz alta las mejores demostraciones de estos. Es cierto que el promedio de bateo, cuadrangulares y carreras impulsadas toman el control de nuestros ojos en muchas ocasiones. Pero por otra parte, cuando nos detenemos a ver detalladamente esos numeritos nos percatamos que muchos de esos “Peloteros” han mejorado su desempeño del año anterior o más bien pudieran lograr marcas personales.

Llevó varias semanas evaluando la producción o desempeño día a día de los boricuas Javier Báez y Francisco Lindor. Usted se preguntará porque sigo en particular las estadísticas de estos dos puertorriqueños. Existen muchas razones por la cual no sólo Yo, si no muchos puertorriqueños siguen la carrera de Báez y Lindor. Pero lo que me ha llamado la atención ha sido la versatilidad de estos dos baluartes en el terreno de juego. En el caso de Báez es sin duda uno de los preferidos del dirigente Joe Maddon porque además de hablar 2 idiomas es un guerrero en el terreno de juego donde inclusive puede jugar 7 posiciones. En cuanto a Lindor su forma alegre, divertida e inteligente de jugar la “Pelota” es reconocida no tan sólo por los fanáticos, si no por toda la prensa internacional.

Pero hablemos de estadísticas que es lo que va a los libros de historia de las Grandes Ligas. Al momento tanto Lindor como Báez restando cerca de 50 partidos de serie regular han logrado superar algunos renglones ofensivos en comparación con el pasado año.

Que tal si pensamos que estos dos boricuas pueden unirse a Carlos Beltrán y a José “Cheito” Cruz cómo los peloteros puertorriqueños en conectar 30 jonrones y robarse 30 bases. Cruz quién es hijo de esa gran leyenda del béisbol de igual nombre Jose “Cheo” Cruz, logró la hazaña en el 2001 en uniforme de Toronto cuando conecto 34 cuadrangulares y se estafó 32 almohadillas. En cuanto al manitaeño, Carlos Beltrán éste lo hizo en el 2004, pero con dos novenas los reales de Kansas City y Astros de Houston. Beltrán desapareció 38 bolas y se adjudicó 42 robos de bases.

Hoy día vemos como el nivel de juego de Francisco Lindor y Javier Báez es capaz de unirse a Beltrán y a Cruz en el club de los 30-30. Al momento Javier Báez de 25 años a conectado 25 jonrones y se ha robado 19 bases. Aprovecho para indicarle que el intermedista de los Cubs de Chicago batea para .302 con 88 carreras impulsadas. Lindor por su parte le restan sólo 3 batazos de cuatro esquina para llegar a 30.

De hecho, el cagueño conecto 30 cuadrangulares el pasado año. En cuanto a bases robadas el campo corto de los Indios de Cleveland lleva 17. Ya ven el porque seguir de cerca las ejecutorias de estos dos jóvenes peloteros que además de hacer el juego de estrellas este año están en ruta a integrarse al selecto grupo del 30-30.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.