6 cuidados para la piel antes de irte a dormir

Muchas mujeres se arrepienten de comenzar su rutina de limpieza y cuidado de la piel del rostro demasiado tarde. Ya pasada la treintena comienzan a ser conscientes de la importancia de la cosmética y de esa rutina de cuidados.

Limpiador y desmaquillador

Es el primer paso y quizá el más importante antes de irte a dormir. Te hayas maquillado o no debes limpiar tu rostro. Las necesidades son diferentes si llegas de estar con la cara lavada con con un maquillaje suave o si has salido de noche y te esmeraste con el «smoky eye». Debes elegir un desmaquillante adecuado para lo que necesites y para tu tipo de piel. Intenta evitar errores comunes, por ejemplo, las toallitas son solo para emergencias, no uses jabón natural, no maltrates la zona de los ojos… Para ojos y labios hay desmaquillantes específicos con resultados geniales.
Exfoliación o mascarilla

Será tu propia piel la que te irá dando las pistas de la periodicidad de las exfoliaciones que necesitas hacerte en casa y el producto que debes usar, ya sea natural o cosmético. Es imprescindible usar exfoliante con regularidad a partir de los 30 años, una o dos veces a la semana.
Aplica el producto (elígelo según tu tipo de piel= sobre la piel seca en una pequeña dosis sobre la nariz, las mejillas, el cuello, la frente y la barbilla, evitando el contorno de ojos –cuya piel es cuatro veces más fina- y masajea delicadamente emulsionando el producto con un poco de agua para que la aplicación sea más agradable insistiendo en las zonas más problemáticas, que suelen ser la nariz y la barbilla. Aclara con agua tibia y continúa tu rutina.

Tónico

Tenemos que devolver a nuestro cutis el PH que ha perdido después de la limpieza y prepararla para que el tratamiento sellador, la hidratante posterior, sea realmente efectivo. El tónico se usará después de la crema limpiadora o desmaquillante y antes de la hidratante (dejándolo secar al aire y de forma natural).
Existen tres formas de aplicación del tónico: Con un algodón o disco desmaquillante a golpecitos para no maltratar la piel; con la mano sin hacer círculos simplemente «untando» por el rostro o a modo de bruma con la ayuda de un aplicador de spray.

Contorno de ojos y labios

Zonas especiales y que requieren cuidados específicos. Muchas veces nos olvidamos de ellas, pero ahora que vas a seguir este paso a paso no tiene por qué ocurrirte más.
Estos productos contienen fórmulas específicas adaptadas al contorno de ojos o de labios, ya que la piel de esta zona presenta diferencias significativas respecto al resto del rostro (más sensible, más seco, con mayor tendencia a la deshidratación) y con problemáticas concretas (bolsas, ojeras, grietas…). En el caso del contorno de los ojos, por norma general aplícalos en el párpado inferior. Recuerda que la zona de aplicación es sobre el hueso que forma la cuenca del ojo.

Sérum

Un sérum facial es un producto de cuidado que suele tener una concentración más alta de activos en su fórmula. Tienen una textura es más ligera que la de las cremas, bálsamos o mascarillas, por lo que penetran con mucha más facilidad en la piel.
«Debes aplicar tu sérum facial en primer lugar y sobre la piel limpia, porque te interesa que sus activos estén en contacto directo con la piel y que no exista una barrera previa (como una crema) que dificulte su absorción. Consejo: debes saber que si incluyes ambos cosméticos en tu cuidado diario, en muchos casos el sérum multiplicará los resultados de tu crema. Sin embargo, puedes utilizar sin ningún problema solamente el sérum para un cuidado más ligero», asegura los expertos de L’Oréal Paris.

Tratamiento

Al utilizar un producto de noche conseguimos compensar la falta de elementos nutritivos y también aportan confort de forma inmediata y elementos que ayudan a mejorar los mecanismos de reparación y destoxificación de la piel. La aplicación continuada del producto va a mejorar el estado de la piel y su función barrera, mejorando la recuperación nocturna de la piel. Podemos elegir el producto, una crema de noche, en función de nuestras necesidades: hidratantes en el caso de pieles deshidratadas que necesiten un tratamiento rápido y más intensivo, nutritivos en el caso de pieles secas constitucionales o adquiridas, antienvejecimiento, etc. Cuida también la forma en la que te aplicas tu crema de noche porque eso puede marcar la diferencia.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.