2020: Una Navidad diferente

Awilda Abreu Exia, MSW

Este año todas las familias estamos pasando una Navidad diferente, no sólo en Puerto Rico, sino a nivel mundial. Y esto es gracias a la pandemia del COVID-19. Llevamos casi un año sin poder abrazar a nuestros seres queridos, usando mascarillas, usando alcohol y gel antibacterial constantemente y el lavado de manos. Pero hay que hacerlo para evitar contagiarnos de ese horrible virus.
Esta Navidad será una sin contacto físico. Ya no se podrán llevar parrandas debido al toque de queda. No se podrá despedir el año en actividades de mucha aglomeración de público. Pero ya sea en el mismo núcleo familiar o en alguna actividad con un número muy reducido de personas, hay que seguir tomando las medidas. Yo sugiero, para evitar contagios, no se reúna. Hay que ser responsables, pues no es solamente nuestra vida, sino la de los demás. No es muy recomendable viajar ni recibir personas de otros países, excepto si es muy necesario. Y hay que realizarse la prueba antes para estar seguros.
Hasta con los regalos hay que tener cuidado y desinfectar todo, seguir siempre los debidos protocolos. Y si vamos a regalar dinero en una postal como se hacía antes, pues ahora por lo menos tenemos ATH Móvil. Y también, aunque jamás es igual, los adelantos tecnológicos nos permiten hacer una reunión virtual. Es en estos momentos cuando agradecemos que existan estos adelantos, pues vemos y hablamos con nuestros seres queridos por video conferencias.
No olvidemos que para los cristianos la Navidad es paz, amor, alegría y esperanza. Y todo eso lo podemos sentir con o sin COVID.
Navidad es una hermosa época en la cual conmemoramos el nacimiento de nuestro Señor Jesús en un humilde pesebre. Es recordar que Dios envió a su Hijo Unigénito para salvar a la humanidad. Navidad es tiempo de dar, dar con alegría, sin esperar nada a cambio.
Todo eso lo podemos hacer todos los días del año, no solamente en Navidad. Y hay regalos que no cuestan nada, pero hacen mucho bien al que lo recibe, por ejemplo: Una llamada telefónica, un mensaje o felicitación por texto o en su correo electrónico, dejarle algún obsequio o su postre favorito en la puerta de su casa, en fin, son muchos los detalles que podemos tener con nuestra familia y/o seres queridos. Cada cual usa su imaginación y creatividad para hacer sentir bien a otros aún en tiempo de pandemia.
Es mejor estar encerrados hoy, que encerrados para siempre. Deseo recordarles que aunque tengamos la vacuna no se puede bajar la guardia. Hay que seguir cuidándonos por nosotros, por nuestra familia, por nuestro prójimo. ¡Feliz Navidad y Próspero Año 2021!

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

EL MAÑANA SE SUSTENTA EN LA CONCORDIA

Victor Corcova Herrero, desde España Todos nos pertenecemos a todos. Por eso, es importante tomar el lenguaje del auténtico abrazo, ayudar a la gente a […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: