15 años comprometido con el ambiente

En el marco de lo que fue la celebración el pasado 22 de abril del Día de la Tierra, bien vale la pena la ocasión para conocer un poco de la historia de Anthony Luciano, pues el compromiso de este boricua con el ambiente es sin duda digno de imitar. Luciano, quien está radicado en el área oeste, ha estado cuidando por 15 años el ambiente y la fauna de la isla. Y no hay duda que el compromiso sigue. Su pasión por cuidar la naturaleza lo ha llevado a ser no solo un ciudadano preocupado por la limpieza de las costas, sino un ambientalista integral.
Luciano posee una licencia del Departamento de Recreación y Deportes como especialista en surfing, lo cual le ha permitido impartir las clases de esta disciplina no solo en el oeste, sino en toda la isla. Además, también tiene experiencia como instructor de buceo. Este joven adulto muestra su compromiso con el ambiente no solamente cuidándose de no arrojar basura en las calles o lugares naturales, sino que participa e insta a otros a realizar diversas actividades para darle una mejor cara a las playas y costas del oeste. La erradicación de la basura y el cuidado de las especies animales son dos de sus metas más destacadas. Luciano asegura no estar cansado a la hora de cuidar esta bella “isla del encanto”.
Su labor de cuidado y limpieza ha estado enfocada en los últimos años en velar por el buen estado de los animales en las costas de Mayagüez, específicamente cerca del sector Guanajibo Homes de la Sultana del Oeste. En esta zona, como ya ha sido reseñado por este medio, la lamentable desidia para con el ambiente y el ecosistema de muchos, ha convertido al lugar en un territorio muy vulnerable para las tortugas y muchos otros animales. Luciano asegura, que el paso de algunas embarcaciones a gran velocidad cerca de la costa, pone en peligro a una población de manatís. Debido a la rapidez con que muchos botes transitan por la zona, muchas veces los manatís resultan heridos de gravedad y en muchas ocasiones mueren producto de estos choques. Luciano, expresa que una de las soluciones que él propone para esta situación sería colocar algunas boyas en el área para que las embarcaciones puedan estar alerta y evitar navegar tan cerca de la costa.
En cuanto a la basura, este empresario ambientalista indica que lamentablemente, muchos municipios no tienen el manejo de desperdicios más adecuado. Asegura que en las costas de Mayagüez hay muchos vertederos ilegales. “Mucha gente viene a las playas a buscar cualquier rincón para tirar su basura, y eso es algo que no puede ser. Todo ese material termina parando de una u otra forma en el mar, dañando no solo el turismo, sino la vida marina que allí existe”, indica.
Ante esta situación, Luciano y muchos otros voluntarios comprometidos de corazón con el ambiente, han participado del esfuerzo de organizaciones para darle una “cara diferente” a las costas de Mayagüez. Uno de los eventos más significativos en ese sentido, fue el que se realizó el 10 de abril por la organización Scuba Dogs Society. En esta actividad, se recogieron sobre 5,000 libras de basura y se rescataron múltiples organismos atrapados durante la limpieza a fondo del lugar. Ana Trujillo, directora ejecutiva de esta organización, destacó el espíritu de solidaridad de los voluntarios quienes, como parte de la logística, de la limpieza submarina formaron cadenas humanas (submarinistas, kayaks, tablas, rescatistas en orilla) para llevar los desechos sumergidos en el mar hasta la orilla.
Además de estas actividades, otro grupo de personas prestan su apoyo de manera voluntaria en la realización de proyectos ecológicos por las costas del oeste. En este sentido, Luciano señala el caso de Ferdinand Ramírez, del consejo comunitario del Barrio El Seco, en Mayagüez. Ramírez se encuentra construyendo unos zafacones alrededor de la costa de este sector, los cuales se pintan y se colocan como tiestos, más que todo para prevenir que la zona se use para actividades como mecánica de autos y otrasactividades que lo que traen en el lugar es un daño a la vida marina y animal del lugar. Aunque Luciano reconoce y agradece el apoyo de organizaciones como Scuba Dogs Society y la Alcaldía de Mayaguez en la limpieza de las costas de la Sultana del Oeste, este joven ambientalista, insta a otras autoridades y organizaciones a que puedan seguir poniendo “su granito de arena” en la preservación de la limpieza del lugar.
El mantenimiento de las costas es tarea de todos y el resultado de jornadas de saneamiento ambiental como las realizadas el 10 de abril no puede desvanecerse como un castillo de arena a la espera de la siguiente marea. El compromiso con el ambiente, las tortugas, los manatís y cualquier animal que habite en la zona debe ser permanente.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Artesana mantiene vivo el arte del petate

Durante años fue el sustento de muchas familias en el suroeste del país, en especial en el pueblo de Sabana Grande. Las artesanías de petate […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: