Opinión Política

Peter Muller

Tribunales a la vista

Definitivamente el gobernador de Puerto Rico, Don Ricardo Rosselló, no tendrá otra opción que parar en los tribunales ante las decisiones arbitrarias y abusivas de la Junta de Supervisión Fiscal. El gobernador y los presidentes de ambos cuerpos legislativos han decidido oponerse a todo lo que vaya en contra del bolsillo de los pensionados y aquello que afecte directamente a los trabajadores. Sabemos que el Presidente del Senado, Don Thomas Rivera Schatz, es un fiel defensor de la clase trabajadora y goza de la confianza de la mayoría de las uniones, por lo tanto se ha convertido en el abogado de los trabajadores ante el gobierno y la junta de control fiscal. Don Johnny Méndez, como Presidente de la Cámara ha trabajado en equipo con Rivera Schatz, y por su estilo ha sido un hombre de consenso, cosa que es importante a la hora de los tranques entre el ejecutivo y la legislatura. No es fácil gobernador, tampoco es fácil legislar, lo que sí es fácil es darse cuenta de las cosas que afectan al pueblo a la hora de la verdad. El gobierno y la legislatura de turno no se han dejado meter los mochos de parte del congreso y su junta, han dado la pelea y la seguirán dando ante las injusticias que quieren cometer contra nuestro pueblo. No hay duda que Puerto Rico, debe y deberá cumplir con su deuda externa e interna, pero no puede ser a base de la inflexibilidad de unos miembros de una Junta, bien remunerados, por el trabajo que están haciendo poniendo de carne de cañón al puertorriqueño que esta padeciendo los desmanes de la crisis económica. Lo más razonable es que lleguen a unos acuerdos que aunque prolonguen un poco más el pago de la deuda y los controles de gastos en el gobierno no afecten más a los que están sufriendo y tomando la triste decisión de abandonar el país buscando una mejor calidad de vida y un empleo decente para llevar el pan de cada día y una buena educación a sus hijos. No podemos esperar más y tampoco podemos seguir permitiendo que castiguen nuestro pueblo, debemos unirnos en una sola voz para lograr nuestro fin común de las mejores opciones y el mejor camino.


Charlie Hernández

El silencio asesino

“Al final, no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”. Así nos advertía el prócer americano Martin Luther King, Jr. de cuidarnos de aquellos que se hacían llamar amigos o aliados pero no estaban disponibles al momento de luchar por las causas importantes. La realidad actual de mi querido Mayagüez me ha recordado ese pensamiento.
La administración Rosselló ha presentado un plan fiscal a la Junta de Control Fiscal que atenta directamente contra el crecimiento económico y la calidad de vida de la gente de Mayagüez y el oeste. Además de todas las cosas terribles que le aplicarán a todos los puertorriqueños, en el caso de Mayagüez, el golpe es mayor. Entre muchas cosas, se pretende desmantelar nuestro Recinto Universitario y sus ofrecimientos; privatizar nuestro Aeropuerto, vender nuestro Zoológico y sus tierras. ¿Qué ha dicho el liderato político electo ante esto? Silencio. Dos senadores y dos representantes de Mayagüez en el más absoluto y cómplice silencio.

¿Alguien se ha preguntado cómo la privatización de nuestro sistema correccional afecta los servicios que se proveen en la Carcel del Barrio Limón? No, silencio. ¿Cómo se afecta nuestro Centro Médico por los recortes en los gastos de salud del gobierno? No, silencio. ¿Cómo se afecta el proyecto de Porta del Sol con la muerte de la compañía de Turismo? No, silencio. Mientras estrangulan a Mayagüez, los llamados a defenderlo guardan silencio, un silencio asesino. Parecen apostar a la corta memoria de nuestra gente o piensan que sus silencios pasarán desapercibidos en medio de la lluvia de noticias trágicas.

Algunos, no sólo han fallado en defender la Ciudad, sino que han prestado sus votos en la legislatura para ayudar a su destrucción. Así, votaron en la legislatura a favor de presupuestos que quitan millones a nuestra atribulada ciudad. ¡Pensar que todavía hay quien los aplaude y los llama amigos! Hemos tenido que acudir a los tribunales para tratar de reparar el daño que han causado.

Mientras unos atentan contra la ciudad con sus votos legislativos fanatizados, otros lo hacen con sus silencios temerosos. Son igualmente dañinos. Si la administración Rosselló pretende destruir nuestra ciudad y su gente, no puede ser con nuestra anuencia, nuestra complaciente sonrisa o nuestro silencio cómplice. Mayagüez tiene tradición de lucha y resistencia, no de entrega acomodaticia. Nuestro liderato debe actuar a la altura de los grandes hombres y mujeres de antaño y no en la decadencia de las malas costumbres del presente.


Efraín J. Cortés Hidalgo

A confrontar la JSF

Durante la semana pasada el Senado de Puerto Rico aprobó de forma unánime y a viva voz la Resolución del Senado 215 de la autoría del portavoz independentista Juan Dalmau Ramírez. En esta pieza legislativa se establece que durante al actual año fiscal y por los próximos dos años, el Departamento de Hacienda no realizará los desembolsos por concepto de pagos, salarios, gastos operacionales y/o contrataciones de servicios destinados a la tiránica Junta de Supervisión Fiscal. El mensaje es evidentemente claro, hay que confrontar los designios que atenten contra los puertorriqueños. En el turno explicativo del senador Dalmau Ramírez expuso que entre más se profundiza la crisis económica y fiscal de Puerto Rico, mayor es la penalidad por parte de la Junta de Supervisión Fiscal que propone austeridad -ajustarnos el cinturón, el desmantelamiento de servicios públicos y del sistema de educación universitario- y ellos operan como si no tuvieran cinturón que ajustarse. La confrontación entre Puerto Rico y la Junta, debe suscitarse en estos momentos. No hay espacios para retóricas blandas, ni paños tibios. Esta legislación pretende dar ese primer paso de careo y confrontación.
Es preocupante ver como algunos “pseudoanalistas” políticos se prestan para tildar el ejercicio legislativo como uno fútil. La futilidad se encuentra en la inacción. ¿Hasta cuándo esa discursiva dócil cuya pretensión es continuar este régimen de servilismo? Un sofista radial que goza de gran audiencia enunciaba con alevosía los vicios de inconstitucionalidad que figuraban en este proyecto. Con su lomo encorvado, en motivo de cargar a los grandes intereses sugería que era un acto nulo, como si no se pudiese retar los mecanismos jurídicos. No debe existir aprensión en un pleito legal, en hechos hay que provocar una reacción inmediata de los tribunales y en esta particularidad a la Jueza Laura Taylor Swain, quien está encargada del asunto de la quiebra criolla. Es un reto a que se evidencie una opinión sustantiva sobre lo que pasa en el país.
Finalmente, queda a disposición de la Cámara de Representantes y del Ejecutivo, asumir la responsabilidad de aprobar este proyecto. ¿Están dispuestos a asumir consecuencias o es discursiva para las gradas?


 

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.